Favoritismo

No es común como comprenderán, que a mi edad me asalten con preguntas así en una conversación. No sé si por intrascendentes dichas temáticas, o porque de esto solo se ocupan los niños muy niños. Como yo no me niego a ser niño muy niño, si alguno me pregunta no dudo en responderle… no sin antes pensar que lo que le digo, es un poco mentira.

Para color favorito, diría cualquiera de los que él se espera. Y sin embargo desde que te conozco, tengo predilección por todos los que tan brillantes atisbo entre tus iris y mi nariz en un atardecer cualquiera.

De gustos varios, en cuanto a la comida no soy demasiado goloso, pero si bien sé que a un buen niño le encantan las cosas dulces. Diría alguna cosa tan dulce como una gominola, mentira piadosa para que el me entienda. Pero quien pueda leerme ahora, comprenderá que no hay mejor ni más dulce gominola para mí que la exquisita y suavísima fructosa que, cual melocotón maduro, desprenden tus labios cada vez que me besas con ese disimulo.

Ahora, si me preguntasen por mascota, un dragón me parece complicado de entender para un niño muy niño, aunque a la hora de imaginar… no hay fronteras. Si bien, como es lógico, no estoy dispuesto a explicarle que mis mascotas favoritas son todos esos que me ven con unos ojos no del todo buenos. Que no digo ya a tu lado, si no a mí mismo en cualquier emplazamiento. Criada mala fama del objetivismo, me echo a dormir y qué casualidad, que me despiertan para que les saque a pasear los perros. ¿Y cómo no?, se los saco… tal que a niños les miento, no reconociéndoles que son ellos los más perros y con mentiras así es como me los paseo.

Por eso quiero que seas tú la única en saberlo, sin falta de que nadie más dé aprobación ni testimonio de ello. Te lo demuestran mis manos cuando visitan tu pelo, acariciándote antes apenas rozándote el rostro. Tienes todas mis cosas favoritas. Ahora que sé de tu existencia, puedo estar seguro de que ser objetivo no es la opción correcta. Cada parte de ti es mi favorita, y de entre todas las tuyas no puedo decantarme sin errar porque cada una de ellas lo es más y más que otra cualquiera. Soy un subjetivo.

Un subjetivo de ti por partes y por entero.

3 Disquisiciones :

Javi dijo...

Me encanta lo que escribes, y me encanta como escribes.
El estilo, con el que lo haces es muy delicado y sutil.

Por cierto, cambié mi blog, ahora se llama

http://theressistence.blogspot.com/

Gracias, por darme el gusto de leerte

Javier dijo...

que bonito... me pareció super tierno!

Apo dijo...

ah pero cuanto amor!!
ser una subjetividad ambulante es una de las cosas más dulces que nos pueden pasar (la otra son las mariposas en el estómgo)

a la salud!

Contadores Gratis
Safe Creative #0807160079743