Ojiplático

Boquiabiertos y ojipláticos, quedarían los analistas cósmicos al comprobar la cantidad de hipocresía artística que renace del ir y venir de palabras. Y para qué. Si mi mundo no necesita más de una dimensión, para qué quieren darle tres. Para qué voy a preocuparme por los improperios que otros merecen, si cuando los ojos no ven, el corazón no siente. Nada llama más poderosamente mi atención que la música del viento cuando descansa en silencio. Las noches fantasmagóricas y sus musas obscuras, la inspiración que en el aislamiento del mundo ofrece la soledad. Nada más que tus ojos caoba salpicados de verde intenso brillando bajo el candil de nuestras ideas. Las mías, todas junto a ti, sin excepción de prontos ni de tardes. Las tuyas, no sé dónde, pero el candil alumbrará... a los únicos ojos que siempre me acompañen. Y esos por naturaleza son los míos, reflejados en los de que quien quiera estar mirándome. Porque por muy increible que sea todo, por mucho que nos alejemos juntos de la desviación típica, siempre acaba humeando la hoguera que sustituye al candíl no alumbrado por ideas que vuelan batiendo sus alas junto a la misma melodía. Al compás del oleaje contra un acantilado vertical sobre el que en su mismo borde bailamos. Frío. Desierto. Columnas de basalto cortantes aguardan al cambio de pareja para abrazar al que caiga. Porque como ya Gauss describió, según la distribución normal, uno de los dos tiene que caer... a placer de quien no sabe admirar un tango, y limitarse a observarlo.

4 Disquisiciones :

Celia dijo...

Ei... hacía mucho que no pasabas por mi blog, el tuyo sigue igual de personal y tuyo que siempre... ^^

Anónimo dijo...

Qué complejo eres a veces, me cuesta seguir el hilo de tus pensamientos. Unas ideas se entrelazan con otras, siempre con un matiz misterioso y distante, a modo de coraza bajo la que guardas sentimientos y pasiones...

En cualquier caso, quiero seguir "mirándote", o descifrándote entre estos textos.

Besos misteriosos.

Cristina Sánchez Vicaria dijo...

Ojiplática me dejas a mí cada vez que te leo.

A veces, hasta con el corazón en un puño.

Saludos!!

Javi dijo...

El tiempo es un elemento importante, no es algo que se deba olvidar a la ligera.
Tengo hambre de cerezas sí, gracias por recordármelo. ¿Seguro que tú no?

Contadores Gratis
Safe Creative #0807160079743